Creatividad en marketing

En tiempos de sobreinformación digital, conseguir que tu negocio destaque entre todas las opciones disponibles, supone un reto al que, los profesionales del marketing, nos enfrentamos cada día.

Tratar de innovar, saber comunicar de forma correcta y conocer el ciclo de vida de nuestro producto para calcular la inversión adecuada, son tres pilares fundamentales que debemos plantearnos antes de comenzar cualquier acción de marketing.

Innovación para conseguir resultados 

Para desarrollar una campaña de marketing, ya no solo se necesita entusiasmo, talento y constancia, si no que la preparación, el manejo a la perfección de ciertas herramientas y una utilización de estas de manera innovadora se convierte en algo indispensable.

Cada vez vemos más profesiones especializadas en tareas muy concretas que ayudan a resolver problemas muy específicos. Sin embargo, en este punto, el conocimiento se debe poner al servicio de la creatividad para trazar caminos alternativos, eficaces y generar soluciones diferentes.

De poco serviría disponer de buenas aptitudes, si después funcionamos como autómatas. La innovación día tras día es lo que marca la diferencia.

El proyecto Van Gogh Bnb es un buen ejemplo esto.

Comunicación para generar confianza

Cuando tenemos un negocio, queremos dar todo lo que está en nuestras manos para que funcione lo mejor posible. Tomar decisiones y tener una lista de prioridades es algo intrínseco a un puesto de responsabilidad dentro una empresa. En muchos casos, la imagen y la comunicación corporativa es algo que, por diferentes motivos, se suele delegar a los últimos puestos de la lista, perdiendo, así, grandes oportunidades de negocio.

Si queremos generar confianza en nuestro público objetivo y que nos elijan frente a la competencia, debemos saber comunicar y hablar el mismo idioma que nuestros clientes, conociendo y utilizando, en muchos casos, las mismas expresiones.

Es necesario cuidar al máximo la forma en que representamos los valores y filosofía de empresa y saber transmitir su esencia de forma correcta.

Inversión para alcanzar los primeros puestos

Además de empatizar a través de la imagen y el lenguaje, es imprescindible que nos conozcan y sepan acudir a nosotros en cualquier momento.

Por ejemplo, cuando una persona busca nuestro producto o servicio en Google es porque está interesada en adquirirlo. Es decir, se encuentra en una fase muy avanzada del embudo de conversión. Por lo tanto, si ese cliente potencial nos ve en los primeros puestos del ranking, pincha en nuestro enlace y se encuentra con una web rápida y responsive, un contenido que comprende y una navegación intuitiva, será mucho más sencillo y económico cerrar una venta con ese usuario que intentar llegar a muchas personas que todavía no están en esa fase o que ni siquiera les interesa nuestro producto o servicio.

Una de las mayores ventajas que tiene utilizar técnicas de marketing digital es la capacidad de segmentar el mercado para poder enfocar toda nuestra inversión y esfuerzo en una audiencia determinada.

Pero para saber cómo y cuánto invertir es imprescindible conocer el ciclo de vida de nuestro producto y la rentabilidad que conseguiremos con cada venta. Entender esto nos servirá para plantearnos, de forma consciente, qué acciones de marketing nos convienen.

Por ello, si queremos sacar el mayor partido de buscadores como Google y aumentar nuestro ROI, todas las inversiones que realicemos para mejorar nuestro posicionamiento tendrán que ir acompañadas de un buen análisis, grandes habilidades con las herramientas que utilicemos y mucha creatividad.